SILVINO EDWARD
SILVINO EDWARD

BLOG

Papelones

Las mujeres enganchadas hoy comenzaron a caer como dóminos en fila. Con sólo una dejarse de su noviecillo, ya a la casa de cartas se le desplomó su primera reina de corazones. Ahora los sabios pacientes tiburones por excelencia jugamos a salón de espera, velando siempre por los buitres sin bajarnos a su nivel. Hay que tener cuidado con esos, esos que le compran perlas a los puercos por tener sexo.

En este pueblo se cometen los grotescos papelones. En esta tierra de pumps, pari-buses y tres cuernos son tal para cual las boberías de parte y parte. Ellas con su moda de hoy de uñas color pastel y ellos  autoproclamándose “Papi Joe” como nombre propio, los he visto, esperan que nadie se les ría en la cara.

Por dios! Por esas ridiculeces en este país hay personalidades como papel arrugado. Hay mucho papelón en la vecindad, demasiado papelón, de verdad el papelón se disfruta a veces como el melocotón.

Por mi parte, en esta época del vaya mami, reservo mi labia para cuando me hagan el acercamiento. Aprendo a serme silencio, soy suero de mí mismo, porque lo que baja poco a poco no se adelanta ni para el Papa, ni para la más princess de las putas. No soy de los que muere por la boca. Tú estás haciéndome el trabajo más fácil. Hombre eres insoportable. Yo también estoy supel badtripiao de estar escuchándote. Y cuando te vayas me le acercare a tu gata y le diré al oído con voz desigual: “amiga, no se si sabias, pero tu novio es un bobocopter, confía. Te lo digo yo, que no estoy tratando de merecerte”.

Silvino EdwardComment